jueves, 3 de diciembre de 2009

SICAV - Inversión sólo apta para grandes fortunas

RicoA lo largo de este año hemos tenido múltiples oportunidades para oír hablar de las SICAV, un instrumento de inversión que a primera vista parece reservado para las grandes fortunas del país.

De hecho, si echamos un vistazo más profundo a las Sociedades de Inversión de Capital Variable, también conocidas como SICAV, descubriremos que se trata de una Institución de Inversión Colectiva que debe contar con al menos 100 accionistas y proveer un capital inicial mínimo de 2.400.000€.

Sobre esas bases entendemos que nos se trata de un sencillo depósito al que tenga acceso cualquier inversor de perfil medio-bajo. Pero la gracia de las SICAV deriva de sus ventajas fiscales, ya que con sencillos trucos financieros permiten saltarse la retención sobre rendimientos de capital.

Recordemos que cuando invertimos cierto dinero en un depósito a plazo, los beneficios obtenidos se gravan con un tipo fijo del 18%, es decir, la inversión es un 18% menos rentable de lo que esperábamos inicialmente. Pero si en una SICAV pedimos una reducción de capital entonces ese 18% desaparece.

El truco pasa por conseguir que otros 100 accionistas 'avalen' tu SICAV, los conocidos como mariachis, y el resto del trabajo consiste en dejar que la SICAV amase su fortuna para posteriormente retirarla tributando los impuestos de Transmisión Patrimonial, los cuales no pasan del 1%.

No hay comentarios: