lunes, 26 de octubre de 2009

Más barato sin tarjeta de crédito

TPVNo es ninguna novedad que el uso de la tarjeta de crédito a la hora de pagar cualquier compra en un centro comercial implica cierto sobrecoste para el comercio proporcional al valor de la transacción.

Aunque tal vez alguno se sorprenda si comentamos que dicho coste se haya incluido en el precio del producto en cuestión, ya que el comercio no hace más que repercutir los costes globales y fijar un precio que le ofrezca cierto margen de beneficio.

Pero la novedad aparece ahora que el Senado ha aprobado la definitiva Ley de Servicios de Pago a través de la cual el comercio podrá repercutir el coste del uso de la tarjeta directamente sobre el precio final. O dicho de otra forma, aquellos que paguen en efectivo podrán disponer de un precio inferior por el mismo producto.

Y es que el valor medio que podría suponer esta medida implicaría un ahorro cercano al 1% para los que paguen en metálico. Un ahorro escaso a la hora de pagar un pantalón, pero que podría ser considerable si hablamos de adquirir un portátil o un mueble.

Aunque el problema de fondo sea más bien el desarrollo de una tecnología adicional - ¿os suena el monedero electrónico? - que nos permitiese hacer frente a estas compras sin tener que pasar por la caja de los bancos y gestores de las tarjetas de crédito.

Pero mucho nos tenemos que hay demasiado dinero en juego como para que el monedero electrónico sea una realidad, de forma que de momento nos tocará pasar por el aro de la comisión tarjetaria, o llevar suficiente efectivo encima para pagar nuestras compras diarias.

No hay comentarios: